post-thumb-single
15 abril
0

Naipes CHARLEMAGNE. La bella inspiración de un gran artista ruso

En un océano de proyectos de naipes (unos mejores que otros, la verdad) a veces se encuentran pequeñas joyas ocultas que no tienen la repercusión que deberían pero que están cargadas de historia. Este es el caso de CHARLEMAGNE Playing Cards.

Adolf Charlemagne fue un reconocido y talentoso artista ruso del siglo XIX conocido por sus escenas históricas, cotidianas y de batallas. Charlemagne fue además el creador de un nuevo diseño unificado para la baraja rusa, cuyos orígenes e influencias habían estado siempre basados en los naipes alemanes y franceses. Esta baraja, conocida como la baraja de raso (Satin) cuyo nombre procede de la cobertura de polvos de talco que mejoraban el deslizamiento de los naipes, se convirtió en la más estándar y reconocible.

 

 

Este artista además diseñó un conjunto de bocetos para una nueva baraja, pero que no llegó a imprimirse como tal. Ahora, Edvin Krishtofor y el fabricante Markwell se han unido para rescatar esos bocetos y crear desde cero una bellísima baraja inspirada en el trabajo original pero completamente rediseñado. Diferentes artistas han estado trabajando durante dos años para conseguir una reinterpretación de los diseños de Charlemagne con ilustraciones armoniosas y muy elegantes, un gran nivel de detalle y una deliciosa ornamentación.

 

 

El clasicismo se encuentra con las técnicas modernas de diseño en unas cartas de la corte muy elaboradas, con diseños de alto realismo y poses y rostros visualmente impecables. Las cartas numeradas son muy elegantes y los índices se presentan de forma muy original enmarcados por escudos. Dos burlones bufones decoran los comodines.

 

Para unas cartas tan bellas se ha buscado un estuche a la altura y se usará un papel de color azul oscuro con elaborados detalles en estampado metálico dorado y azul con relieves y tintas metálicas. Además, un cristal de swarovski de color azul de unos 10mm será incrustado en el estuche que se cerrará con un sello numerado y firmado.

 

Además, 300 barajas de la producción serán estampadas en dorado en los cantos y ofrecidas dentro de una bella caja metálica.

 

 

Una obra de arte que hará las delicias de cualquier aficionado a los naipes. Si te gusta, visita la página del proyecto y haz tu aportación.

¡Buena suerte!

Sobre el autor

Soy Max, coleccionista y apasionado de los naipes. Desde 2012 intento contagiar esta pasión a todos los que pasan por Max Playing Cards. En mis artículos no solo hablo de cartas, ya que me gusta encontrar las historias y los seres humanos detrás de ellas. Me gustaría completar algún día mi colección de barajas Bicycle, pero ahora ya sé que eso es imposible...

0 comentarios